Home » Pajaros en el Alambre » NO ERA PENAL!!: La Comba al Ángulo, escribe Luciano Núñez en

NO ERA PENAL!!: La Comba al Ángulo, escribe Luciano Núñez en

Es un honor recibir la colaboración de Luciano Núñez con su columna política de Quintana Roo,  con un toque futbolero que le da sentido a los golpes bajos y hasta las chilenas o goles olímpicos en más de 90 minutos reglamentarios.

Autor: Luciano Núñez

 

La comba es, básicamente, un efecto que el jugador imprime a la pelota para que haga una curva y, finalmente, llegue donde el portero nunca llegará. No todos los jugadores pueden alcanzar la técnica que se usa, más que nada, en tiro libre, con el balón detenido, manso. Entre los más famosos, se pueden citar, sin ninguna duda, a David Beckham, Zenedine Zidane, Rafa Márquez, Luis Suárez, Steven Gerrard, Del Piero, Juan Román Riquelme, Lionel Messi y Roberto Carlos. Todos milimétricos lanzadores, temidos por cualquier portero y generadores de una expectación comparable a la de un malabarista en la cuerda floja. ¿Quién no deja de hacer algo si el que está por patear al arco es Messi?

Para los políticos,  el discurso suele ser esa oportunidad de lanzar a portería, de colar una comba y llegar a la meta; de filtrar un mensaje unas veces directo, y otras, de manera velada. Un mensaje suele tener varios destinatarios: la gente, los políticos, los sindicatos, los intelectuales, y también, existen grupos que buscan tergiversar la retórica. Pero si el balón entra y el árbitro valida, no hay vuelta atrás.

Selva más historia y juventud

El sábado pasado el estado de Quintana Roo celebró sus 42 años de vida con varios eventos; uno de ellos, fue el que se desarrolló en el Congreso del Estado, donde el gobernador, Carlos Manuel Joaquín González, ofreció un discurso con varias combas, tiros directos y momentos de suma emoción. Arrancó evocando la figura de Andrés Quintana Roo, a quien nuestro estado debe su nombre. Lo rescató en su justa dimensión: como intelectual, como rebelde, como un hombre que representa lo que difícilmente se encuentra hoy: integridad, defensa de ideales y otros valores que escasean tristemente, pero que todavía superviven para esperanza de todos. “No es común en nuestros días encontrar una personalidad de ese temple”, lo definió. Minutos después tomó impulso armó la primera comba: “La gente tiene necesidades y cansancio y entendamos que  está enferma de palabras”, sentenció. Para luego acercarse con firmeza al balón y mirar al gabinete: “Si queremos jugar al ajedrez político o a las agresiones verbales, si se está pensando sólo en ocupar espacios de poder para solamente mirar y criticar  hacia atrás, estamos destruyendo nuestro propio futuro”.

Verdadero Quintanarroísmo

Giró el pie para empezar a producir la fricción que genera la comba para hablar del verdadero quintanarroismo, “es aquel que transpira trabajo en la mano de cada hombre y mujer… está en quien forja su propio destino a partir de la esperanza de tener un mejor lugar para vivir”. Y salió el balón envenenado: “No es aquel que blasfemaron su memoria, que lo saquearon  y lo avasallaron y le quitaron lo más puro que tenemos que es nuestra dignidad. Encontramos un estado muy castigado por la mentira y la corrupción”. Ya la pelota en alto comenzó a girar: “Yo les pido que no tengamos miedo. No escuchemos a los que se han enfermado con el poder”. Y el balón entró al ángulo superior, como diría el tío Dardo, “donde duermen las arañas”, para decir que la esencia de Quintana Roo, “está bajo el sentimiento de nuestras raíces y tradiciones milenarias, bajo el espíritu de una constitución hecha y derecha, no la modificada para unos pocos en un salón de hotel fabricado como recinto”. Antes de recibir un aplauso de la tribuna  que parecía interminable, expresó: “Los que estamos en la política tenemos que dar el ejemplo en el diálogo, la cercanía, la austeridad y la transparencia”. La comba había dado su giro para acabar con festejo.

luciano-nun%cc%83ez-no-era-penal

Luciano Antonio Núñez

Es técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi, donde actualmente es coordinador en el Sur del Estado. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos.