Home » Pajaros en el Alambre » En Quintana Roo, la Tribuna pide gol a @CarlosJoaquin, escribe Luciano Núñez; No Era Penal

En Quintana Roo, la Tribuna pide gol a @CarlosJoaquin, escribe Luciano Núñez; No Era Penal

Los ciclos en el fútbol –como en la vida- tienen su tope. La llegada de un nuevo técnico al equipo trae consigo una serie de revoluciones que no fáciles de digerir. Un reacomodo que duele y cuesta, que tiene sus bajas y altas, adeptos y detractores.

En Quintana Roo, el partido del nuevo DT, Carlos Manuel Joaquín González, tiene impaciente y expectante a la tribuna; una tribuna vapuleada y desesperanzada que espera contemplar más que sinsabores; algo que más que seguir recibiendo noticias de lo mal que gobernaron los que se fueron. Muchos acaso pensaron que dando el pitazo inicial se acabarían los problemas y vendrían goles y trofeos. Para eso, está visto, habrá que esperar un poco. “Hay que darle espacio al DT para que se acople a la directiva, que haga clic con los jugadores, que obtenga el respaldo de la tribuna, para que pueda erradicar viejas prácticas que, en algunos cosas, llevan décadas de aceitada ingeniería”, dice el Tío Dardo, que de fútbol sabe lo que Rulfo de cuentos.

Transición

Un club es un entramado de complejidades, ciertamente, como lo es mucho más un gobierno que debe velar, principalmente, porque lo básico esté al alcance de todos. El técnico debe procurar, más que buen juego, trofeos y más trofeos. Pero en ambos casos, se necesitan recursos para cumplir la meta, algo que todavía no ha dispuesto el Ejecutivo entrante, pero que ha gestionado a través de los diputados federales que se pusieron la camiseta para apoyar sin banderías políticas. Hay que tener presente que el nuevo líder ha heredado una nebulosa de cifras, nóminas secretas, estratosféricos convenios de medios de prensa impagables, y un rezago de infraestructura calamitoso. Su labor será revertir un resultado adverso por donde se mire. Actitud, sin dudas, hay.

Si bien el DT ha sabido interpretar durante la campaña el descontento, adolece ahora de dos lógicas consecuencias necesarias: cumplir acuerdos, sobre todo con la “legión poblana”, y dar espacio a los partidos que lo llevaron a la victoria; es decir, incluidos personajes que nada abonan al cambio, sino más bien, pertenecen a conocidos grupos que llegaron con ánimo revanchista y oscuros antecedentes. Y por otro lado, los despidos necesarios e irremediables, para lo cual, justamente se pudo haber previsto una bolsa de empleo y un trato digno. En ese sentido, no son pocos los que trabajaron con la expectativa lógica de ingresar a la nómina, y hoy, no ficharon en ningún club.

La temida banca

Es normal que los ganadores ocupen los espacios de los derrotados, pero la capital ha sido escenario de furtivos reclamos al árbitro por las barridas injustificadas. Todo esto era algo que tenía que pasar, pero seguramente, tendrá consecuencias para los funcionarios que interpretaron el cambio como una oportunidad de poner el pie al otro. Eso, sin dudas, será un argumento para que el DT pueda devolverlos a la banca a consecuencia de su rudeza innecesaria. Porque en unos meses acabará el discurso de la cárcel para todos, y habrá que dar resultados concretos, políticas a la altura de un estratega que sabe mover el equipo; ahí sí podrá desarrollar el juego que necesita Quintana Roo.

 

 

Los canales

En el ámbito de la comunicación, mientras el PRI y el Verde cuentan con redes, plumas, alianzas y medios masivos de comunicación, el tránsito ha sido lento para el gobierno del cambio, que todavía no se sabe por qué canales permeará su mensaje. En ese sentido, el gobernador de Puebla que busca la presidencia, Rafael Moreno Valle, ha demostrado que sabe para qué sirve el dinero y no ha escatimado gastos: ha lanzado a su equipo al ataque con tres delanteros. En pocas semanas desplegó una gran plataforma mediática en Quintana Roo para permear su mensaje: con espectaculares, entrevista de perfil en Sistema Quintanarroense, Xcaret (con folletería y estado invitado), pautas en revistas, etc. El jugador “camotero” sabe que, para bien o para mal, comunicar tiene una función en el tejido democrático (basado en la imagen) y en Quintana Roo cuenta con aliados de círculo rojo, como Juan Vergara, secretario de Finanzas.

Por ahora, el anodino programa del Sistema Quintanarroense es el único canal masivo para el nuevo DT y sus dirigidos. Es, básicamente, una retahíla de boletines de los municipios del PAN y PRD.

Los clásicos aliados: Luces del Siglo y Noticaribe, que si bien son medios de prestigio, no pueden abarcar el espectro que requiere un gobierno con altas expectativas. Para permear, este esquema deberá ampliar la zona de impacto sumando aliados que no generen un alto costo y cuestionamiento ciudadano; pero que comiencen a mitigar el sostenido ataque de un contrincante que sabe, que tiene oficio y está decidido a quemar naves en 2018.

Jugadores de la semana

Mientras El “Cheya” Valadez zigzaguea en penumbras en José María Morelos -por el corte de suministro-, y acecha con roja en la mano para aviadores varios; Luis Torres (Othón P. Blanco) y Alexander Zetina (Bacalar) han tenido un mes intenso de trabajo, corriendo la cancha de arriba abajo. Por su banda el capitalino ha sabido sobrellevar la compleja nómina heredada y sacó adelante la Expofer; el bacalarense arma estrategias para incrementar la recaudación de un municipio que genera pocos recursos propios, esto, a raíz de que gran parte de la población vive en zonas rurales y que no tributan. Su lógica es que Bacalar alcance su potencial turístico, con un mejor marco legal, pero necesita del esfuerzo de todos.

El dinámico goleador de Isla Mujeres, Juan Carrillo, ha sorprendido con la efervescencia con la que arma jugadas. Ha emprendido una verdadera cruzada para concientizar sobre la cultura ciudadana en torno a la disposición de la basura y ha decido, él mismo, a salir a liderar la transformación de imagen urbana. Una buena jugada que todos queremos ver en repetición.

LUCIANO NUÑEZ3

Autor: Luciano Núñez

Luciano Antonio Núñez

Es técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi, donde actualmente es coordinador en el Sur del Estado. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos.