Home » Playa del Carmen » La mafia transportista amenaza a Playa del Carmen

La mafia transportista amenaza a Playa del Carmen

#EnCorto #Opinión: Jorge Castro Noriega.

Usurpando el estilo del crimen organizado, grupos transportistas de Playa del Carmen lanzaron en una “narcomanta” amenazas de muerte al delegado de Sintra en Solidaridad, Jesús Duarte y al líder del sindicato de taxistas, Rubén Aguilar.


A ambos, los autores del texto los acusan de esconder más de 200 concesiones de taxis y advirtiendo con hacerles daño, les exigen que las liberen. Sólo que aquí llama la atención que los intereses de los auténticos criminales no abarcan las concesiones estatales para el servicio de transporte de pasajeros.
La advertencia, más bien, se da en el contexto de los operativos de Sintra contra los mototaxis que de manera ilegal y resistiéndose a ponerse en orden siguen operando en colonias populares de Playa del Carmen, donde los líderes mantienen un reto abierto contra la instancia que los ha intentado -sin éxito- regular.
Joven entregado únicamente a su trabajo, de Jesús Duarte podemos decir que está cumpliendo con su encomienda en la delegación de Sintra en este municipio, tratando de brindarle resultados al gobernador Carlos Joaquín y a allanar el camino para que el nuevo Instituto de Movilidad comience operaciones sin desorden ni pugnas violentas como las que se han dado entre los mototaxistas irregulares y los taxistas sindicalizados.


Una “papa caliente” sin duda tiene en sus manos el delegado de la estatal Sintra, quien por intentar hacer las cosas como la ley manda, hoy las mafias detrás del gremio de las pequeñas unidades de pasajeros le intentan infundir miedo para que recule en sus obligaciones.
La Ley de Movilidad y el Instituto de Movilidad se presentaron oficialmente ayer, y ambos buscan regular el polémico sector transportista que durante años ha estado coptado por dirigentes mafiosos y funcionarios corruptos. Los personeros del desorden y la ilegalidad saben que sus días en la irregularidad están contados y el Gobierno del estado no dará marcha atrás en su tarea.
Así que en vez de actuar y amenazar como criminales, aquellos interesados en prestar cualquier servicio de transporte de pasajeros deberían irse acercando ante las autoridades para ver cómo vine el asunto y estudiar en la nueva Ley las posibles opciones que les ofrezcan.
Pero todo por la derecha, no hay más. Con amenazas grotescas nunca se saldrán con la suya.