Home » Pajaros en el Alambre » El cuento de “Los delfines saltarines”, de la escritora Leticia Flores

El cuento de “Los delfines saltarines”, de la escritora Leticia Flores

Cuando amanece en el Caribe, los primeros rayos del sol pintan el horizonte y poco a poco, el azul del mar, es cada vez más turquesa. En Cancún, la gente queda admirada por el claro color de la arena, pero hoy, algo los sorprende aún más: la aparición de unos delfines juguetones que a lo lejos parecen sonreír y saltan haciendo curvas, piruetas y maromas, y también esos ruiditos que parecen silbidos. 

Todos dejan de hacer lo suyo para observarlos. Algunos se pierden el contacto directo y sacan sus celulares para tomar fotos o hacer videos, nadie pierde detalle del espectáculo, si pudieran acercarse escucharían su conversación: 

-¿Cuántos giros pueden dar en el aire?-, preguntó Pepe, un delfín delgado de pecho rosado, el más joven del grupo. 

-Yo puedo dar tres. ¡Mírame!, contestó Toño para luego ejecutar su suerte y elevar con gracia su cuerpo regordete y de un gris oscuro. 

En eso llegó Sisi, salpicando y haciendo olas con su cola. 

-Qué bonito está el día ¿no?, ¿ya vieron que hay muchos bañistas? ¿Querrán jugar con nosotros? ¿Y si nos acercamos un poco? 

-No, ten cuidado, algunos no son de fiar, acuérdate de cuando estuvimos en el acuario, no todos tienen buenas intenciones-. Contestó Toño, mientras recordaba la cicatriz que le distingue, a un costado del ojo. 

-Tienes razón, tenemos que ser precavidos. Mejor vámonos-, propuso Pepe. 

-¡No! ¡Vamos a divertirnos! ¿Qué quieren hacer? ¿Nos ponemos en línea para saltar uno detrás del otro? ¿Giramos en círculo a ver quién se marea primero? ¿Jugamos carreritas? Miren, ahí viene Delfina con Lalo. 

-¿Qué hay muchachos? ¿Qué quieren hacer hoy?, preguntó Delfina, la líder del grupo, un ejemplar de gris plateado, buena para escuchar y excelente consejera. 

-Yo quiero demostrarle a Lalo que soy el más rápido de todos. Que entienda de una vez por todas que puedo ser más veloz que un tiburón-, dijo Pepe. 

-Eres un mentiroso, tú no puedes ser más rápido que un tiburón. ¿Quieres ver algo verdaderamente asombroso? Mírame dar cinco giros en el aire, cosa que tú no puedes hacer. 

-Dejen de discutir, dijo Delfina, cada quien es bueno haciendo lo suyo. Les propongo que cada uno le enseñe a los demás un truco para que todos seamos buenos en todo. Esa es una buena forma de llegar a ser un gran equipo. 

-Estoy de acuerdo-, dijo Sisi, mientras saltaba sobre ellos. Nadie era tan buena como Sisi para impulsarse por los aires con la fuerza de su cola.  

Uno a uno, fueron probando sus destrezas mientras Sisi opinaba y daba instrucciones para mejorar la técnica. Cada uno hizo lo propio: Toño les enseñó a permanecer por más tiempo, nadando de muertito. Lalo a dar giros sobre su cuerpo con un sólo impulso. Pepe a pensar que su cola eran un rehilete y a usar la forma aerodinámica de sus aletas para cortar la resistencia del agua.  

Delfina fue su guía, su acompañante más observadora, supo qué decir para que no perdieran la confianza y alcanzaran su meta, ella lo sabía: si seguían así, llegarían a ser un gran equipo. 

En la playa la gente guardó sus celulares, habían registrado un momento inolvidable, algunos subieron fotos o videos a sus redes sociales, otros incluso, habían transmitido en vivo. Muchos turistas estaban ansiosos por mostrar a familiares y amigos el prodigio ocurrido en Playa Delfines. 

Sí, todos estaban emocionados, habían aplaudido una y otra vez, en cada acto. Sabían que jamás podrían volver a presenciar un espectáculo semejante, y con delfines en libertad