Home » Pajaros en el Alambre » Futuro promisorio, escribe Julio César Silva desde el Palco

Futuro promisorio, escribe Julio César Silva desde el Palco

El parque Animal Kingdom en Orlando estrenó este año un simulador de vuelo en el que sus visitantes pueden sobrevolar el mundo de Avatar “montados” en un Banshee, uno de los animales voladores de Pandora, y experimentar el vértigo de la “caída” a grandes velocidades, disfrutar de espectaculares vistas panorámicas, sumergirse en el follaje e, incluso, sentir los olores de ese universo.
El Caribe Mexicano contará pronto con cuatro de esos simuladores de vuelo, que formarán parte de los atractivos del megaproyecto Amikoo, un complejo con tres hoteles y dos parques temáticos, uno de los cuales son los personajes de los estudios cinematográficos DreamWorks.
En el otro parque, como en Avatar, los visitantes podrán hacer un paseo por todos los principales atractivos de México, revivir el mundo de los piratas que asolaron el Caribe y mucho más.
Se trata de una inversión de 840 millones de dólares que el gobernador Carlos Joaquín González presentó el lunes en Los Pinos junto con el presidente Enrique Peña Nieto. El predio en el que será construido se ubica entre Puerto Morelos y Playa del Carmen, a la altura de Punta Maroma.
Con el lento desarrollo de Puerto Cancún que no termina de consolidarse, como consecuencia de la quiebra inmobiliaria que padecieron a partir de 2009 gran parte de sus desarrolladores, principalmente españoles y el fracaso de Malecón Tajamar, Amikoo (amigo en maya) se erige como el mayor proyecto de las últimas décadas.
Incluso, el complejo, cuya primera etapa entrará en operación a fines del próximo año, puede considerarse como el de mayor inversión de los últimos años, por encima de Puerto Cancún y Tajamar juntos.
El complejo dará mayor “atractividad” al Caribe Mexicano y propiciará un aumento de por lo menos dos días en la estadía de los turistas, pero también implicará un reto mayúsculo para el gobierno que tendrá que buscar esquemas de financiamiento para resolver la demanda de vivienda y servicios públicos que implicará la creación de 10,000 empleos director y 36,000 indirectos, que en su gran mayoría serán para personas que vendrán a asentarse en la zona con sus familias.
El gobernador Carlos Joaquín afirmó que esa histórica inversión es muestra de la confianza de los inversionistas nacionales para el desarrollo de proyectos de esta magnitud, que permiten al estado mantener su potencial turístico, como el destino de mayor captación de visitantes extranjeros y nacionales; así como conservar la mayor captación de divisas generadas por el sector turístico.
Amikoo captará mucho del mercado latinoamericano que por problemas de visado no puede ir a los parques temáticos de Estados Unidos.
Se trata de una gran noticia. Con ella se demuestra que más allá de los problemas de inseguridad que se padecen actualmente, el futuro de la región es promisorio.

Platea
Las buenas noticias deben seguir para Quintana Roo, no quedarse solamente con el buen sabor de boca que deja proyectos como Amikoo.
Malecón Tajamar debe destrabarse de alguna manera. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que falta quien tome al toro por los cuernos. Los políticos temen quemarse con esa papa caliente y por eso prefieren mirar de lejitos.
Sin embargo, allí hay millonarios recursos públicos invertidos que no pueden acabar como en un basurero.
Alguien del gobierno federal, porque a final de cuentas Tamajar es su responsabilidad, debe buscar una solución que permita el aprovechamiento de la zona, sin provocar una mayor afectación al medio ambiente.
De lado de los ambientalistas debe haber también apertura, disposición al diálogo y el acuerdo, para que Cancún tenga la ventana a la laguna que se proyectó desde los años 80. Con el cierre de los accesos a la zona son centenares las familias que se ven privadas a un espacio para que habían elegido para el esparcimiento.

 


Correo: jsilva@palcoquintanarroense.com.mx
Twitter: @JulioCsarSilva | @PalcoQR