Home » Playa del Carmen » El Padre Alejandro Solalinde dio conferencia de Migración, en Playa del Carmen

El Padre Alejandro Solalinde dio conferencia de Migración, en Playa del Carmen

El Padre Alejandro Solalinde brindó una conferencia en Playa del Carmen Quintana Roo, donde estuvo acompañado de la Senadora Luz María Beristain Navarrete, la Diputada del Distrito 10 Laura Beristain Navarrete, Armando Willchis de la casa del migrante “Hermanos en el Camino” de Toluca, Jan Novack de la Asociación Fusión G Playa Pride, la Psicóloga Fátima Garnica, el sacerdote maya Luis Nah y Hena Moreno, Directora del Centro Cultural Caracol Marino, espacio donde se llevo a cabo dicho evento.
Los movimientos migratorios han sido una constante en la historia del mundo. Continuamente las personas se trasladan a otras entidades o países de manera temporal o permanente, en busca de mejores condiciones de vida. Obtener mayores ingresos ha sido la principal motivación de estos flujos; sin embargo, la reunificación familiar e incluso la inseguridad son otros de los motivos por los cuales las personas cambian de residencia.
En el caso de Quintana Roo la población emigrante es mínima, sin embargo nuestro estado registra altos índices de llegadas de inmigrantes.Del total de migrantes mexicanos en Estados Unidos sólo 0.1% corresponde a migrantes de Quintana Roo, lo que la convierte en la cuarta entidad con el menor flujo de migrantes durante el periodo de 2009 a 2014, según datos del Anuario de Migración y Remesas México 2016.
Los municipios de Othón P. Blanco, Benito Juárez, José María Morelos, Felipe Carrillo Puerto y Cozumel son los principales exportadores de migrantes a los Estados Unidos. Las remesas percibidas apenas representan 0.5% del total nacional, colocando a estado como el tercer estado con el menor número de remesas captadas.

De acuerdo al INEGI, el porcentaje de la población emigrante en 2010 fue de 4.5%, en tanto la población inmigrante representó 12.6% y el porcentaje de la población no nativa fue de 52.57%. Lo anterior refiere a que el porcentaje de inmigrantes que llegan a la entidad suele establecerse de manera permanente y generacional, convirtiéndose en población no nativa, en comparación con los inmigrantes que llegan en temporadas específicas y retornan a su lugar de origen.
El mayor número de inmigrantes que radican en la entidad proceden deYucatán (16%), Chiapas (15%), Tabasco (14%), Ciudad de México (13%) y de Veracruz (12%).
“Si bien siempre que se habla de migrantes, inmediatamente todos pensamos respecto a la migración tanto de mexicanos como de centroamericanos hacia Estados Unidos, pero la migración interna no se ha siquiera abordado y es el factor que tiene a entidades como Quintana Roo con una enorme presión demográfica y con múltiples complicaciones para lograr otorgar los servicios públicos demandados, y por ende que la ciudadanía pueda gozar de una buena calidad de vida”, señaló Laura Beristain.
La legisladora independiente expresó que así como miles de migrantes pasan por México en busca de oportunidades en los países vecinos del norte, en el sureste de nuestro país, centenares de personas, se ven en la necesidad de desplazarse de sus estados, ya sea por la violencia, la inseguridad, el hambre, la miseria, la falta de oportunidades, y que ven en Quintana Roo “el sueño americano en suelo mexicano”; este suelo caribeño que se vende en euros y dólares en ferias turísticas internacionales, más sin embargo, se traduce en opulencia de pocos y miserias de muchos. No obstante, las malas condiciones de vida para los trabajadores y sus familias, y la falta de políticas públicas para el desarrollo, no parecen ser obstáculo para que aún frente a las adversidades el estado se coloque en las estadísticas como el que mayor crecimiento poblacional tiene a nivel nacional por este fenómeno.

En cuanto a los comportamientos demográficos de los últimos años, han bastado siete años para que ciudades como Playa del Carmen dupliquen su población; mientras que Cancún tiene también un crecimiento cercano al diez por ciento por año; y por supuesto que la inmigración no es mala por sí misma, menos considerando que es precisamente Quintana Roo un estado forjado y hecho crecer por quienes han llegado desde diversos puntos de la República Mexicana, y del extranjero, pero es innegable también la creciente y constante demanda de servicios y la insuficiencia presupuestal para otorgarlos; y ese es precisamente el fenómenos que poco se ha abordado a nivel de planeación gubernamental.
El gobierno estatal no ha sabido y no ha querido dar servicios a la población ante el ritmo de crecimiento, siendo que de una población de 493,277 habitantes en 1990; la entidad registró 1 millón, 325 mil, 578 habitantes en 2010 es decir que en tan sólo 20 años el estado aumento su población casi en 3 veces, evidentemente no por crecimiento natural (es decir natalidad) sino social (inmigración); y a ello se suma la población flotante, es decir aquella que no radica de manera permanente en la entidad, pero si requiere servicios y que además no puede incluirse en los censos de población.
En Cancún y Playa del Carmen existen gran cantidad de ciudadanos procedentes de Yucatán, Oaxaca, Guerrero, Tabasco, Chiapas, Ciudad de México, Veracruz, pero también extranjeros como cubanos, centroamericanos, argentinos, italianos, españoles, alemanes, entre otros, que en conjunto suman decenas de miles de personas; que sí necesitan educación, agua potable, drenaje, sistemas de transporte urbanos, vivienda y todos los satisfactores mínimos para poder permanecer en estas ciudades, indicó la Diputada Laura Beristain.

“Debemos insistir en que la migración es un tema de necesaria atención, porque la entidad puede ser sin duda un paraíso, pero los que menos tienen y por ello han llegado a estas tierras a encontrar una vida digna para ellos y sus familias, por supuesto que también esperan la debida atención del Gobierno en el desarrollo y justicia social, por eso hoy me encuentro trabajando de cerca con el Padre Solalinde, un gran defensor de los derechos de los migrantes”; manifestó la legisladora.