Home » Cancun » El fantasma de los cheques “de hule”, escribe Julio César Silva desde el Palco

El fantasma de los cheques “de hule”, escribe Julio César Silva desde el Palco

Las investigaciones que se realizan en contra de varios funcionarios, incluso amigos del ex gobernador Roberto Borge Angulo y de él mismo, constituyen la mayor operación anticorrupción en la historia de Quintana Roo.

Supera con mucho a la emprendida por Mario Villanueva Madrid en contra de Arturo Contreras Castillo, quien concluyó su período en la presidencia municipal de Benito Juárez, donde éste último se convirtió en un importante competidor para la gubernatura.

En 1993, luego de concluir su gestión, Contreras Castillo, actualmente asesor de la Secretaría de Gobierno, se dio a la fuga junto con varios de sus ex colaboradores que fueron acusados de peculado, falsificación de documentos y uso de documentos falsos.

Luego de meses en fuga, Contreras Castillo se entregó a la justicia villanuevista que nunca pudo bien a bien establecer el monto del peculado. Se manejaron diversas cifras, pero al final se difundió que el monto del daño a reparar era de poco más de $3 millones de pesos, el equivalente a un millón de dólares de la época.

De hecho, trascendió que la instrucción de Villanueva Madrid fue:

“¡Túmbenle un millón de dólares y que salga libre!”

Sólo que Contreras Castillo “reparó el daño” con un cheque “de hule” que el entonces presidente municipal Carlos Cardín Pérez y quienes continuaron en el cargo nunca pudieron cobrar y a pesar de que se decía que el acusado tenía nueva orden de aprehensión por ese fraude se paseaba sin problema en la ciudad a la vista de todo mundo.

Varios años después, en el gobierno de Joaquín Hendricks Díaz, quien formaba parte del mismo grupo político de Contreras Castillo, el ex alcalde recibió el perdón total y le anularon la inhabilitación que le impedía ocupar cargos públicos.

Los presuntos actos de corrupción que él y sus colaboradores hubieran cometido no fueron comprobados fehacientemente, tampoco hubo reparación al daño patrimonial y todo quedó en una vendetta política: el futuro de una camada de políticos quedó cancelado, al menos en el servicio público, pues en el sector privado tuvo mejor suerte.

Hoy otra camada de políticos que tenía por objetivo ostentar el poder por lo menos en los próximos 25 años está en el banquillo de los acusados. Es señalada del mayor saqueo en la historia de Quintana Roo, que no tuvieron llenadera.

Varios de ellos prácticamente ya se dieron a la fuga. Incluso se desconoce el paradero de Borge Angulo. Casi todos los señalados públicamente están amparados, pero aunque se habla de miles de millones, más de 20,000, no hay hasta el día de hoy una cifra exacta sobre el daño patrimonial cometido al estado.

En el caso de Mauricio Rodríguez Marrufo, ex secretario de Desarrollo y Vivienda y operador financiero de Roberto Borge, el primero en ser detenido la semana pasada, se habla de que afectó al erario con por lo menos $39 millones.

Y el reto está justamente allí: documentar muy bien la afectación patrimonial, garantizar a toda costa la reparación del daño con cheques cobrables porque no son pocos los que dicen que el fantasma del cheque “de hule” ya ronda en el estado.

Que el proceso no concluya cuando se haya satisfecho alguna ansia de venganza, como en el pasado.

El gobernador Carlos Joaquín González ofreció justicia para los quintanarroenses. Eso se espera.

Platea

Por expresar un deseo que es el deseo de todo, que no hayan niños discapacitados, se generó un clima de linchamiento en contra de la secretaria de Educación Marisol Alamilla Betancuort. Por lo que se escucha en un video difundido, a la funcionaria se le puede acusar de cualquier cosa, de no saber hilar ideas por ejemplo por nerviosismo o lo que sea, pero afirmar que tuvo comentarios discriminatorios en contra de un sector de la población de por sí desprotegida históricamente es forzar el contexto, por decir lo menos.

Correo: jsilva@palcoquintanarroense.com.mx

Twitter: @JulioCsarSilva | @PalcoQR